Breve reseña histórica del monasterio San Benito de Lliu-Lliu

El monasterio San Benito de Llíu-Llíu, situado a pocos Kms. de la ciudad de Limache en los faldeos de la Cordillera de la Costa, desciende de la primera comunidad benedictina en Chile, la de Puente Alto, fundada en 1915. En efecto, gracias a las activas gestiones del arzobispo de Santiago, Mons. Ignacio González Errázuriz, en aquel año llegó a ese lugar un grupo de monjes del antiguo monasterio de Samos, en Galicia, España, encabezados por el RP.Arias. El monasterio tomó el nombre de Nra.Sra. de las Nieves , cambiándolo posteriormente al de Nra.Sra.de Montserrat.

En 1920 un pequeño grupo de esta comunidad, bajo la dirección del RP.Benito González, se radicó en la ciudad de Viña del Mar, donde el matrimonio del Sr. Guillermo Brown y la Sra. Manuela Carvallo les ofrecieron un sitio de varias hectáreas en el barrio de Chorrillos. En 1926 la iglesia del monasterio fue constituida en parroquia por el primer obispo de Valparaíso, Mons.Eduardo Gimpert. Durante varias décadas los religiosos de San Benito de Viña del Mar administraron esta parroquia, atendieron como capellanes a varias comunidades femeninas, al hospital Guillermo Fricke y al Hospital de Niños y posteriormente dirigieron el colegio Viña del Mar. Su obra más destacada, gracias al celo apostólico del P.Bernardo Franco, fue la construcción en 1935 de la Iglesia de Piedra o del Sto.Cristo en la subida de Miraflores. El P.Franco entregó la dirección de esta obra, junto a su colegio adyacente de Nra.Sra.de Lourdes, a las religiosas de la Sagrada Familia de Urgel, que todavía en la actualidad las regenta.

En 1974 la falta de vocaciones indujo a la comunidad de Chorrillos a solicitar el apoyo de la recién formada congregación benedictina del Cono Sur, que agrupa a las casas benedictinas de Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay. Las autoridades de dicha congregación determinaron la separación de parroquia y monasterio, para el cual recomendaron la búsqueda de un lugar más alejado de la ciudad. El colegio Viña del Mar se entregó al obispado de Valparaíso, que con su propiedad respectiva se transformó en la sede viñamarina del Colegio-Seminario de San Rafael. La parroquia de San Benito de Chorrillos fue entregada oficialmente al mismo obispado en 1996.

Liberada de estas instituciones, que exigían una atención superior a las fuerzas de la pequeña comunidad de siete religiosos (5 sacerdotes y 2 hermanos), esta pudo adquirir a fines de 1975 el casco de la hacienda de Llíu-Llíu, que había sido transformada en asentamiento durante el tiempo del presidente Allende. En 1977 la Sta.Sede aprobó el traslado y la sucesión canónica del monasterio desde Viña del Mar hacia Llíu-Llíu. La transformación de los edificios primitivos en estado muy ruinoso hasta lograr el hermoso monasterio que hoy se ve, y la formación de una nueva comunidad costaron mucho trabajo: Pero no deben dejar de mencionarse varias circunstancias muy positivas: los planos diseñados por el arquitecto Sr.Raúl Irarrázabal en 1975 han podido ser llevados a cabo casi íntegramente, la agencia alemana “Adveniat” destinó en cuatro ocasiones diferentes notables sumas de dinero para la refacción de las partes antiguas y la construcción de las nuevas y a partir de 1982 la abadía del Niño Dios, de Entrerríos, Argentina, apoyó la fundación con el envío de diversos religiosos , que en forma temporal o permanente prestaron sus abnegados servicios. Gracias a ellos pudieron adquirirse, por ejemplo, una gran parte de los cerros que rodean el monasterio (1986), se pudo instalar una plantación de paltos con riego automático y construir un amplio galpón para las faenas de la producción de miel de abejas. De acuerdo con la tradición benedictina se planeó también un pequeño cementerio privado, al cual, a partir de 1985, se trasladaron los restos de los religiosos fallecidos tanto en Puente Alto como en Viña del Mar.

Un hito importante en la historia del monasterio de Llíu-Llíu fue la consagración de la iglesia, instalada en una antigua bodega agrícola, hermosamente refaccionada, el 13 de enero de 1985. El obispo consagrante fue nada menos que Mons.Angelo Sodano, en aquel tiempo Nuncio de Su Santidad en Chile y posteriormente Cardenal Secretario de Estado ,primero del Papa Juan Pablo II y después de Benedicto XVI. También estuvo presente en el acto el obispo diocesano Mons.Francisco de Borja Valenzuela.

En el año 2009 el monasterio pasó a ser respaldado por la abadía de la Santísima Trinidad de Las Condes. San Benito de Llíu-Llíu es el fruto del trabajo y del esfuerzo de muchos, tanto superiores como simples monjes, y creemos que con la gracia divina tanto este monasterio, como el de las monjas benedictinas en Rautén, Quillota, sigan siendo cada vez más centros espirituales fecundos para la diócesis de Valparaíso y para toda la Iglesia de Dios.

Texto: P.Mauro Matthei osb