La jornada monástica

La Regla de San Benito es un programa de vida, en el seguimiento de Cristo, que incluye vida comunitaria y de soledad, pobreza y austeridad equilibrada,, de silencio, de oración personal y comunitaria, de hospitalidad, de trabajo, de estudio, de profecía, en un marco de vida fraternal.

Incluyendo todas estas variantes, podemos decir que el monje de San Benito en Llíu-Llíu y sus hermanos comienzan su jornada a las 5:00 de la mañana cuando una campana los despierta.

A las 5.20 la comunidad se reúne en la Capilla del Santísimo para rezar las Vigilias, un conjunto de salmos y lecturas bíblicas y patrísticas, en el clima silencioso, austero y bello de la madrugada.

Terminada la oración de Vigilias, los hermanos se dirigen a sus celdas para seguir con la Lectio Divina, antigua práctica de oración la Biblia. Algunos toman un ligero desayuno.

Cuando faltan 5 minutos para las 7:00 de la mañana las campanas de la Torre llaman a la Eucaristía. De lunes a sábado se hace de este modo y los domingos la Eucaristía congrega a todo el pueblo fiel de los alrededores a las 11:00 de la mañana. En la Misa semanal se entonan los salmos del oficio de Laudes, y se continúa con las lecturas y las partes propias de la Misa.

Al finalizar, los hermanos se dirigen a tomar el desayuno y a ordenar lo que harán en el día.

Desde las 8:15 hasta las 12:15 del día, la comunidad se desempeñan en variados trabajos y servicios. Los hay de tipo manual (aseos, campo) y los hay de tipo intelectual (formación de los novicios, clases, edición de textos litúrgicos,etc).

A las 12.30 la comunidad se congrega en la iglesia para entonar el oficio de Sexta.

A las 12:40 los hermanos van al refectorio para almorzar, escuchando una lectura apropiada o escuchando música. Un hermano asignado para ello sirve a la mesa, y otro se encarga de lavar la vajilla. Al terminar, todos cooperan en el secado y orden de los utensilios. Terminado esto, van a descansar; otros pueden salir a caminar o leer, es un tiempo de descanso, pero siempre, procurando que sea un tiempo de silencio en el claustro.

A las 15:00 los hermanos se ven de nuevo en sus labores. Normalmente son las mismas de la mañana o tiempos de estudio y lectura.

A las 18:30 se reza el oficio de Vísperas, que cierra el día de trabajo con la acción de gracias por el día.

Seguidamente, a las 19:00 la comunidad va al refectorio y toma la cena.

Prosigue el recreo en común en distintos lugares, dependiendo del clima y estación del año.

A las 20:00 la comunidad reza el oficio Completas para prepararse al descanso de la noche, finalizando con una antífona o canto mariano, dependiendo del tiempo litúrgico. Recibida la bendición del Padre Prior, los hermanos inician el Gran Silencio.+